Un compañero llamado David se casaba ese año con su guapísima Rocío y me planteé si llegado el momento a la gente le suelen asaltar las dudas. ¿se casaría tanta gente si el cura les hablase claro de su futuro? Este fue mi regalo de bodas y a pesar de ello aún siguen felices!

2 comentarios:

el mozo dijo...

Bicheando por tus blogs durante la siesta de mis niños no esperaba encontrar esto y me he alegrado mucho. Me ha emocionado tu comentario. Así es, continúa colgado de una pared de nuestro humilde hogar en Sevilla. (en el que te esperamos). Mi enhorabuena por lo bonito que debe ser repartir tu obra por tantos medios, lugares, personas,... Y siempre con tan buen hacer. Gracias

el mozo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.